Otro vicio confesable: la cerámica. No hay un plato bonito que no me llame la atención. Además me encanta comprármelos así sueltos porque eso los hace más especiales aún. Cada uno de ellos me ha llamado la atención por algo en concreto. A veces es...

error: Content is protected !!